viernes, 11 de noviembre de 2016

El jengibre calentado y desecado



Con el cambio de la temperatura, el verde de las hojas de árboles se va esfumando para dar paso a los amarillos, los ocres, los rojos y las naranjas. Es un placer contemplarlo.
Pero por otra parte, con el frío algunos de mis estudiantes se han resfriado, y se les oye toser en clase. 

Antiguamente en un popular barrio de Tokyo, la gente recurría a una estatua cuando les atosigaba la tos. Esa estatua de piedra se llama “la vieja que te cura la tos”.  Era la estatua de una anciana agachada, apoyando la barbilla sobre sus rodillas, con la mirada atroz, parecía un demonio, pero debía tener algún poder sobrenatural ya que en sus hombros llevaba  muchas capas de color rosa que le regalaron sus devotos por haberles calmado la tos.

Hace unos cien años, se encontraba muchas estatuas de esta curandera. Originalmente era sólo era una piedra pero, más tarde, empezaron a esculpir una imagen de vieja en ellas. Además también comenzaron a cincelar la estatua de su marido. Curiosamente la pareja se llevaba muy mal, dicen que  si colocaban dos estatuas juntas, al día siguiente se encontraba una de ellos tumbada. De modo que estas estaturas siempre se colocaban un poco separadas. 

La mejor manera para recurrir a este matrimonio es el siguiente; Primera se va a pedir a la estatua de vieja, luego se visita a la de viejo y se murmura delante de él.
 -He pedido a la señora que me curase la tos pero no estoy muy convencido de que ella sea capaz… así que vengo a pedírselo a usted…

De todas formas, si no tenéis ningún santo a quien acudir, hay otro remedio para mejora la tos: el jengibre. 
  El jengibre es un rizoma que lleva utilizándose más de 5000 años. Se trata de una medicina tradicional que es muy popular en China e India.  En la medicina tradicional China hay dos tipos de medicamentos de jengibre, uno consiste en jengibre simplemente secado, el otro es jengibre calentado y desecado. El último es más valioso. Al calentar y secar el jengibre, la composición de sus moléculas se transforma. Este jengibre tiene la función de calentar cuerpo desde interior, (esto implica que se necesitan más calorías, y en consecuencia tienen el efecto para adelgazar), se multiplica, así, el efecto antioxidante y antibiótico del jengibre.


Es fácil de elaborar. 

 1 Primera hay que cortar el jengibre. 


2 Colocar jengibre cortado en la olla al vapor.


3 Lo cocemos al vapor durante media hora.


   


4 Lo dejamos secar unos días.

 5 Ya tenemos este medicamento milenario!!



 Se puede añadir a una infusión, comida, etc.
 *Pero por muy bueno que sea, no se debe abusar, la cantidad recomendable para consumir diaria es menos de 2,3 gramos.

6 comentarios:

  1. Hola, muchas Gracias. Muy buena Receta. Volvemos vernos por los blogs de nuevo. me alegro. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. en infusión he de decir que esta muy bueno!! buen articulo :)

    ResponderEliminar
  3. una pregunta tonta...mas o menos cuantos días? hasta que se quede seco del todo?

    ResponderEliminar
  4. En uno o dos días se secan, a mi me gusta picante, me meto la boca un trocito de jengibre seca y lo tomo como caramelo.

    ResponderEliminar

  5. Rectifico.

    Unos días se secan, si secas jengibre fuera de la casa en días soleados, si quieres secarlo dentro de la casa en días lluviosas, tardaría unos 5 o 6 días.

    ResponderEliminar